La región mixteca

Foto: México Desconocido

Por: México Desconocido


¿Qué tanto conoces de los pueblos mixtecos? Aquí una reseña de las costumbres, tradiciones y creencias de estos grupos indígenas que habitan gran parte de la República Mexicana.

Se ha subdividido el área de asentamiento de los pueblos mixtecos en Mixteca Baja, Mixteca Alta o de la Sierra y Mixteca de la Costa, en donde también conviven hablantes de náhuatl, chocho, trique y amuzgo, grupos étnicos minoritarios, que de una u otra manera comparten las tradiciones culturales y las prácticas religiosas de los mixtecos. Así pues las condiciones económicas y sociales en que viven los grupos étnicos mencionados son semejantes a las de los mixtecos.

La economía

La actividad agrícola, organizada bajo tres regímenes de propiedad de la tierra (ejidal, privada y comunal), gira en torno al cultivo básico del maíz asociado con el frijol, el haba y la calabaza; secundariamente se siembran en forma separada el frijol, el trigo, la cebada, el alpiste, cuyo cultivo se ha iniciado en algunos de los lugares de las mixtecas Alta y Baja.

A parte de la agricultura, los indígenas complementan su economía con el cuidado de animales domésticos como gallinas, guajolotes, reses, chivos, borregos, y animales de tiro y carga. Además muchos se ven precisados a realizar, sobre todo los que habitan en algún sector de la Mixteca, trabajos eventuales como jornaleros en el corte de caña en Veracruz y de jitomate en en los estados de Morelos y Sinaloa, o bien temporalmente en las cabeceras municipales de la región o en las ciudades como México, Orizaba, Acapulco y Oaxaca, y en estados como Baja California, como peón de albañil, sirvientes, vendedores ambulantes, cargadores.

En los últimos años ha crecido considerablemente el número de migrantes que tienen como destino los campos agrícolas de los Estados Unidos, e incluso ciudades como Los Angeles y Nueva York cuenta hoy con comunidades integradas por mixtecos.

El consumo a nivel local o regional, de ciertos objetos artesanales ha motivado la especialización de algunas poblaciones. De esta manera se elabora cerámica, objetos de madera, redes de ixtle y sobre todo objetos de palma que realizan casi todos los pueblos indígenas a excepción de las localidades de la Mixteca de la Costa y parte de la Mixteca Alta.

La indumentaria

Lo singular de la indumentaria masculina y femenina tradicionales se localiza en las regiones de Tlaxiaco y Pulla en la Mixteca Alta, así como en los pueblos de la Mixteca de la Costa. En los hombres, con ligeras variantes, el vestido consiste en camisa y calzón de manta, ceñidor, huaraches y sombrero, mientras que entre los chatinos es de fieltro negro. El caso particularísimo del vestido masculino es el de los mixtecos "tacuates" de Santa María Zacatepec, que consiste en camisa abierta en los costados y calzón corto con bordados de numerosos motivos zoomorfos, antropomorfos y fitomorfos, y que se sostiene a la cintura con un ceñidor.

En la indumentaria femenina tradicional es frecuente el uso de enredos, huipiles o blusa, ceñidores y soyates, además de que es común que las mujeres anden descalzas. El uso de adornos como collares de cuentas de vidrio o de coral y aretes es de gran aceptación entre las mujeres indígenas. Entre los triques, mixtecos de Atlatauca de Peñoles y de Mitla de la Costa, usan como adornos jícaras en la cabeza.

Las creencias y las fiestas

En la región mixteca se mantienen algunas creencias de origen prehispánico como son ciertos ritos propiciatorios de la fertilidad agrícola y prácticas curativas realizadas en las cimas de los cerros, en cuevas y en los santuarios regionales como Santa María Juquila ubicada en el área de los pueblos chatinos.

En cuanto al culto a las imágenes católicas, en cada comunidad constituye una responsabilidad de las crofadías o asociaciones que tienen a su cargo el cuidado de los templos y de las imágenes, y los gastos necesarios para la celebración de las fiestas marcadas en el calendario, entre ellas pueden mencionarse como las más importantes, la del Carnaval, Semana Santa, Todos los Santos y Navidad.

Música y danza

En las celebraciones festivas de carácter comunal y familiar, sobre todo durante los actos religiosos y sociales relacionados con el ciclo de la vida, la contratación de conjuntos musicales tradicionales es indispensable, teniendo gran popularidad las bandas de música de viento y los conjuntos de instrumentos de cuerdas. Las ejecuciones preferidas son "las chilenas" o sones típicos de la región que también se emplean en la representación de algunas danzas.

Entre las de mayor relevancia en la Mixteca podemos citar las siguientes: en la parte poblana de la Mixteca Baja tenemos a los tecuanes y los maromeros mientras que en las mixtecas oaxaqueñas proliferan las variantes de la danza de los moros y cristianos y del tigre, como los chilolos y los tejorones. Por su gran colorido y vistosidad resaltan las comparsas de "el macho, los diablos y los rubios" que se presentan en los municipios de Tecomaxtlahuaca y Juxtlahuaca de la Mixteca Baja. En su vestuario se destingue el uso de máscaras, chicotes y chivarras o chaparreras de piel de cabra con largo pelambre.

Juego de pelota mixteco

Entre los aspectos culturales de origen prehispánico que se mantienen hasta la fecha, destaca por su importancia en la región Mixteca y en los pueblos de los valles centrales, el juego de pelota, una variante de juego practicado con las manos tradición que mantienen viva los oaxaqueños que habitan en las ciudades de México, Puebla, Orizaba, Cuernavaca y Fresno en el estado de California del vecino país del norte.

Este juego se realiza atendiendo a tres variantes denominadas en función del tipo de pelota que se utilice: de hule, forro y de esponja. Según sea el caso, se usan guantes o manoplas de diferente tamaño y forma.

La cancha recibe el nombre de pasajuego o patio de juego, donde se llevan a cabo las competencias que pueden ser de uno a uno, de dos a dos, de tres a tres, mientras que en las competencias de "compromiso" o contiendas concertadas entre conjuntos deportivos o distintos pueblos, cada equipo competidor está integrado por cinco jugadores.

NOTAS RELACIONADAS